COMBATE TOTAL AL SAQUEO Y CONSUMO DE HUEVOS DE TORTUGAS MARINAS

#1 F.Huevos de tortuga
#2 F.Huevos de tortuga
#3 F.Huevos de tortuga

Este proyecto liderado por la Fundación For The Oceans busca salvar de la extinción a uno de los últimos dinosaurios vivos en nuestro planeta, varias de cuyas especies se encuentran seriamente amenazadas. El mismo está programado en dos etapas consecutivas:

 

PRIMERA ETAPA: su objetivo es demostrar que si bien el proyecto Socio-Ambiental de Playa Ostional en Costa Rica, es considerado un éxito, en realidad crea un portillo legal a la recolección furtiva de huevos en otras playas de desove de tortugas marinas, debido a la incapacidad de las autoridades para controlar la trazabilidad de su mercadeo y la autenticidad de los Certificados de Origen de Playa Ostional.

 

Nuestro equipo de abogados ambientalistas y biólogos trabaja en la recolección de datos y evidencias para el planteo de una nueva regulación ajustada a las posibilidades reales de las autoridades para garantizar su cumplimiento.

 

SEGUNDA ETAPA: una vez probada la ineficiencia de las autoridades para hacer cumplir la legislación actual, se presentará una solicitud y proyecto de ley a la Asamblea Legislativa para la prohibición del consumo humano de huevos de tortuga marina en todo el territorio nacional.

 

Para evitar un impacto negativo en el régimen social especial de Ostional, la recolección de huevos seguirá siendo permitida dentro de los parámetros de su justificación científica (Universidad de Costa Rica), pero la totalidad de los huevos recolectados en esa playa se venderá a un número limitado de empresas dedicadas a la producción de alimentos para mascotas, lo que facilitará el control de la trazabilidad de los huevos por parte de los inspectores gubernamentales.

 

Nuestra Fundación también está atenta a los riesgos para la salud humana que conlleva el consumo de estos huevos, desde que el Ministerio de Salud y varias ONGs han advertido que los mismos contienen elevados niveles de metales tóxicos, como el mercurio y el cadmio, además de microorganismos peligrosos como la salmonella.

 

Aunque somos conscientes de que la ingestión  de estos productos constituye una costumbre culturalmente arraigada, la única manera de detener la recolección ilegal de huevos de tortuga marina y minimizar el riesgo sanitario es prohibir su consumo público en todo el país.